Los ex pueden tomar dimensiones insospechadas. Tengan o no presencia física en sus vidas. Tener que convivir con quien en algún momento le hizo sentir tantas cosas a tu pareja o peor, que él/ella meta a su cama a un recuerdo al que no puedes ni siquiera ver, pero al que ya le conoces hasta los gases, puede hacer emerger a todos tus demonios.

Es fácil que caigas en el error de creer que los ex son parte de sus vidas y que por lo tanto es válido hacerlos protagonistas de peleas, charlas o eventos.

Todos somos la suma de nuestras experiencias. No obstante, es imprescindible aprender a cortar lazos emocionales. Eso implica que ninguno de los dos tenga que encarar a un ente que se alimenta de sus celos. A menos que vayas a un convento o a un jardín de niños a buscar novio(a), siempre tendrás que enfrentar que tu pareja ya tuvo una historia antes de ti. Por obviedad, en alguna de sus primeras citas hablaron sobre sus ex parejas y te enteraste de su compendio (mismo que en ese momento te produjo al menos una leve sensación de recelo). Pero tú también tuviste tu lista, así que no le diste importancia. El problema inicia justo cuando  tiene el ‘mal hábito’ de incluir a su ex en tu relación. Desde contarte cada tercer día detalles inofensivos hasta soportar que llore por él o ella. O, saber que de vez en cuando se escriben un mail,  se ven o whatsappean.

Pero ¿por qué es común? Terminar con una relación implica un duelo que pasa por varias fases. Al llegar a lo que llamaremos ‘cicatrización’, cuando comenzamos a perdonar puede surgir -como un sistema de defensa- una necesidad por entablar un contacto emocional con quien perdimos. Es entonces que viene la idealización, el supuesto olvido de las fallas y las heridas y hasta un deseo de la presencia de esa persona. Todo lo anterior indica que aún no hay una resolución completa del conflicto. Y como nos es imposible estar con la persona o recuperarla, decidimos seguir cargando con su ‘fantasma’. Ya sea incluyéndola de manera presencial en nuestra vida; entablando una relación de amistad o trayéndola a colación cada que tenemos oportunidad. Es una manera de apegarse al pasado y de lastimarnos. Por supuesto, también de lastimar a la siguiente pareja.

Como ves, el que tu pareja siga incluyendo a su ex habla de que aún no ha dejado ir esa relación. No te alarmes. No quiere decir que no te ame, o lo(a) siga queriendo (eso es algo que también descubrirás, entonces podrás tomar una decisión). El asunto radica en ayudarla a completar ese proceso y recibir la recompensa; misma que se traduce en tu paz mental

Con honestidad analiza si ella/él es quien está fomentando la situación o tú eres quien está imaginando las cosas. Este punto es crucial ya que si tú eres quien ha generado la competencia mentalmente, deberás trabajar en ti; en tu seguridad. Es fácil culpar a los demás por nuestras perturbaciones. 

Comencemos por los ex ‘corpóreos’. Los que sí ves y se mantienen cerca. Sabemos que existen casos en que dos personas logran una buena amistad tras un noviazgo o matrimonio pero la pertinencia de ésta dependerá de la capacidad que ambos hayan logrado para eliminar todo vínculo romántico. Sin embargo, no es algo común ya que la atracción física prevalece en la mayoría de los casos. María Silvia Dameno, Psicóloga de la Universidad Católica Argentina, afirma que con respecto a la ex pareja no es necesario entablar una relación amistosa; basta con una relación neutral cuando hay hijos, negocios y otros compromisos en común. Si no los hay, no es sano siquiera el contacto –sobre todo cuando la herida es reciente.

Bajo esta base, lo justo es restringir el contacto emocional con los ex. Sin ese factor, será imposible que vivan en el ahora. Se debe asumir que por muchos recuerdos que compartan, ese hombre o mujer ya no es parte de su presente. Eso es lo primero que debes solicitarle. Por supuesto todo está sujeto a su nivel de madurez y al de su salud emocional.

Claro, después de algunos años pueden surgir relaciones de amistad fidedignas pero ¿realmente están eximidas de todo lazo romántico? ¿Qué opinan?  ¿Debemos ser amigas/0s de nuestros ex? ¿O sólo nos estamos haciendo turistas? ¿Eres tú quien tiene idealiz@ a un ex?

Share Button