El biólogo y psicólogo Alfred Kinsey, quien aún es considerado uno de los mejores científicos de la historia, tras estudiar la conducta sexual de más de dieciocho mil personas, generó una escala de comprensión de las orientaciones. Explicó a través de siete rangos las orientaciones sexo genéricas, de la heterosexualidad exclusiva a la homosexualidad exclusiva trasladas por grados de heteroflexibilidad y homoflexibilidad

0 – Exclusivamente heterosexual
No desarrolla emociones que no sean amistad con nadie de su mismo sexo. Puede haber muestras de afecto como besos en las mejillas o abrazos pero no interactúan ni desean hacerlo en términos eróticos. Pudo haber tenido por única vez una práctica de experimentación sexual con alguien de su mismo sexo pero no le agradó. Es compatible con heterosexuales y heteroflexibles del sexo opuesto.

Rango 1- Heteroflexible en 2º grado
Es preferentemente heterosexual e incidentemente homosexual por lo que se considera a sí mismo heterosexual pero ‘encierra en su clóset’ su otra sexualidad. El hombre del rango1 por lo regular adopta el rol activo con la pareja y sólo acepta tener relaciones con quien tiene apariencia de mujer. En este rango, es compatible con heterosexuales del sexo opuesto, con heteroflexibles de ambos sexos y con bisexuales.

Rango 2 – Heteroflexible en 1º  grado
Puede empezar a tener interés en el mismo sexo, aún se muestra más orientado hacia el sexo opuesto.  Se esfuerza por ocultar toda señal de otra orientación sexual. Aún se considera a sí mismo heterosexual, pero ya siente curiosidad y atracción por los de su mismo sexo. En este rango todavía no se enamora pero ya mantiene relaciones frecuentes con otros del mismo sexo. Es compatible con heterosexuales del sexo opuesto, con heteroflexibles, con bisexuales, con homoflexibles y con homosexuales del mismo sexo.

Rango 3 – Bisexuales
Desea a ambos sexos. Rango 3 se distingue en hacer uso de un criterio muy avanzado para llevar sus relaciones fuera del clóset con éxito sin nada que ocultar, y sin que ninguno de los dos géneros que frecuenta sea engañado. A partir de este rango, el individuo ya se puede enamorar de alguien del mismo sexo, de igual forma del sexo opuesto.  La fidelidad juega un papel muy importante en cualquier relación que sostenga. Es compatible con todos los demás rangos.

Rango 4 – Homoflexible en 1º grado
Le gusta menos el sexo opuesto. Los hombres aprecian la belleza femenina pero ya no luchan por conseguirlas. Las mujeres siguen frecuentando a los hombres pero ya no las satisfacen y buscan con mayor frecuencia encuentros con mujeres. Ya hay relación amorosa y enamoramiento con individuos del mismo sexo. Son compatibles con heterosexuales del sexo opuesto, heteroflexibles, bisexuales, homoflexibles y con homosexuales del mismo sexo.

Rango 5 – Homoflexible en 2º grado
Frecuenta mayormente a los de su mismo sexo, ya hay una relación de enamoramiento clara. En el caso de los hombres rango 5 cuando tienen relaciones con rango1 del mismo sexo, éstas suelen ser furtivas. Sólo las mantienen porque aún se avergüenzan de su orientación.  Es compatible con heteroflexibles, bisexuales, homoflexibles y con homosexuales del mismo sexo.

Rango 6 – Exclusivamente homosexual
Sólo puede sostener relaciones con gente de su mismo sexo, que en el mejor de los casos también sea homosexual, pero prácticamente pudiendo ser de cualquier orientación. Hay enamoramiento claro y relación donde la fidelidad es importante. Es compatible con individuos del rango 6 del mismo sexo, homoflexibles del mismo sexo y heteroflexibles del mismo sexo.

Ahora, el concepto de la escala surge en los años 50.  En 2001, el sexólogo Juan Luis Álvarez Gayou amplió y puntualizó el concepto de las distintas orientaciones a través de un continuo en el cual integró las siguientes subcategorías.

• FHT y FHM- Fundamentalmente heterosexual o fundamentalmente homosexual. No reconocen belleza ni se sienten atraídos eróticamente por el género (opuesto en  FHM y el mismo en FHT)

.• BHT y BMH- Básicamente heterosexual o básicamente homosexual. Pueden reconocerse atraídos por el género pero no mantienen contacto erótico (con el mismo BHT, con el opuesto BMH).

• PHM y PHT- Preferentemente heterosexual o preferentemente homosexual. Están orientados hacia un género pero están abiertos a experiencias con el otro.

• Bisexual: se siente orientado erótica y afectivamente por ambos géneros

Y considera tres posibilidades de expresión de las mismas
1. NP- No practicante, nunca han tenido contacto erótico-sexual, en el caso de homosexuales con el género opuesto y de heterosexuales con el mismo.
2. PA- Prácticamente asumido. Haber tenido algún contacto erótico-sexual y/o afectivo
3. OF- Onírico Fantasioso. Experiencia erótica sólo a través de fantasías o sueños.

Sin embargo, categorizarnos, estereotiparnos o clasificarnos es un retroceso en la búsqueda de diversidad, salvo por el sentido de pertenencia que nos genera el sabernos parte de un colectivo o de un grupo, no tiene sentido. Importante saberlo pero no quiebren el seso. Sencillamente somos seres sexuales, espero, responsables en nuestra práctica y respetuosos física y emocionalmente emocional y físicamente tanto con nosotros como con nuestra pareja y/o terceros. Exploramos, experimentamos y creamos nuestra concepción de plenitud sexual conforme a nuestros valores y ética personales. Pero sobre todo, importantísimo que esto sirva para comprendernos, para que aquellos que en algún momento -por ejemplo y de manera muy frecuente- se encuentren fantaseando o abierto al contacto con alguien de su mismo género, no comiencen a castigarse y hacerse preguntas con respecto a su orientación, aludiendo al eterno discurso homofóbico con el que hemos vivido. Es importante que nos integremos como seres sexuales sin categorías.

Share Button