Un anillo vibrador, de esos que ya venden hasta en las tienditas de 24 horas, que fabrican algunas marcas de condones es una gran idea para comenzar a convivir con vibraciones.

Antes que nada, si no lo conoces, te cuento: El uso original de este juguete consiste en insertarlo y deslizarlo hasta la base del pene con la bala vibradora hacia arriba, pegada al pubis masculino. Se enciende y cuando el pene entra y sale de la vagina, la vibración masajea el clítoris, dándole caricias intermitentes. Pero puede tener muchos otros propósitos; checa:

1. Coloca una buena cantidad de lubricante sobre la bala vibradora del anillo. Eso sí, para tooodo juguete siempre debe haber lubricante; nunca se usa en seco. La bala es de un material muy suave y cuenta con pequeñas protuberancias. O sea, da un doble masaje: a través de vibración y de textura.

2. Tómalo del aro y enciéndelo. En la parte lateral de la bala encontrarás un pequeño botoncito que se desliza. Se puede apagar pero administra la duración de la pila; en promedio 20 minutos y se aprovecha mejor al no apagarlo una y otra vez.

3. Ambos pueden ejecutar esto o hacerlo por turnos: comienza a masajear guiando la bala desde su ombligo y ve bajando hasta su pubis. Sin despegarlo y con algo de presión. Eso envía el movimiento vibratorio hacia el útero.

4. Interrumpe el recorrido y ve hacia el perineo sin pasar por tu vulva o su pene. Eso sí, no es recomendable llegar hasta el ano para evitar contacto con bacterias fecales.

5. Coloca la bala de manera vertical y sube. Masajea ambos labios menores y la entrada de la vagina. La puedes introducir ligeramente. No se va a ‘perder’ ahí adentro, la tienes sostenida por el anillo.

6. Para él, sube con esa vibración desde la línea de unión de sus testículos y par la parte trasera de su pene, en línea recta hasta llegar al glande, baja por ahí por el frente de su pene hacia su pelvis y repite.

7. Pídele que continúe hacia arriba y con la bala insista en tu clítoris. Aplicando movimientos en distintas direcciones; crea ondas o líneas y déjalo vibrar, fijo por ratos en puntos del clítoris que a te resulten más placenteros.

8. Para él, quédate girando la bala del anillo alrededor del glande, en la corona y todo el cuerpo del mismo.
¡Disfruten!, listos para un round sexual épico

Banner_800x532

Share Button