Una reciente investigación por psicólogos evolutivos de la Universidad de Michigan, estudió el Intervalo de Tiempo Post-Coital (PCTI) y las conductas del sueño/vigilia masculinos. Concluyen:

1. Cuanto más elevados los niveles de oxitocina -neurohormona producida por el hipotálamo durante las labores amatorias y el orgasmo-, hay mayor apego. Pero al tiempo provocan sueño. O sea concluye que cuanto más profundo el lazo emocional, más necesidad de dormir después del round.

2. El frecuente insomnio post coital masculino obedece a una herencia evolutiva cuyo fin es proteger a la mujer de depredadores o de otro macho que pueda buscar aparearla, poniendo en duda la paternidad de las crías. Por ello, no lo experimentan tras la masturbación, cuando suelen dormir una vez que han eyaculado.

3. Asimismo, encontraron que en relaciones carentes de enamoramiento, el sueño surge como una respuesta inconsciente a entablar conversaciones de compromiso. Clásico.

 

Share Button