En ocasiones de manera sorpresiva o por entrenamiento y exploración, en el momento más intenso del orgasmo surge, desde la uretra un disparo de líquido con mucha fuerza. Es inconsciente e incontrolable, pero ¿se hicieron pipí de tanto placer?

Sí y no. Aunque por mucho tiempo se englobaron los términos ‘Squirt’ y ‘Eyaculación femenina’, son dos cosas distintas. Ambas surgen en un momento de profundo placer y desde el orificio por donde hacemos pipí pero, ¡ojo!

  • La eyaculación femenina real es la liberación de un fluido muy escaso, espeso y blanquecino llamado líquido prostático femenino, que contiene una proteína que se llama PSA o antígeno prostático específico que sólo obvio la próstata (de hombres y mujeres puede producir) y surge claro, desde la llamada próstata femenina o glándulas de Skene o parauretrales. Cuando éstas se estimulan vía la Zona G, se hinchan y presionan provocando la expulsión.
  • El Squirt u orgasmo en chorro, surge desde la vejiga, es mucho más abundante (cantidad de media a una taza), transparente y es orina diluida. O sea en una emisión involuntaria de pipí debido a las contracciones del orgasmo que fomentan la expulsión.

¿Quieres explorarlo si aún no te ha sucedido de manera, digamos, ‘natural? Prueba esto:

  1. Es necesario que te sientas muy excitada y hayan aplicado mucho foreplay.
  2. De preferencia comienza por estimular el clítoris, el cual al ingurgitarse, hará más palpable la Zona G, la cual también se hinchará. No olvides estimular con Soft Lube® para darle la humedad placentera necesaria.
  3. Una vez que hay dicha estimulación, accede a la Zona G manualmente o con un juguete vibrador con curvatura. Híncate sobre la cama con las piernas abiertas, con una almohada entre la cadera y tus pantorrillas para descansar la pelvis. Si lo haces en pareja, puedes recostarte.
  4. La Zona G se encuentra al interior de la vagina a no más de dos falanges de profundidad, con dirección hacia el frente, hacia el clítoris.
  5. Introduce los dedos cordial y anular muy bien limpios y lubricados a dicha Zona, percibirás que su textura es más rugosa que el resto de las paredes vaginales, las cuales previamente puedes estimular en círculos o espirales.
  6. Con el dedo pulgar puedes seguir estimulando externamente el clítoris.
  7. Con los dedos que están dentro realiza ligeras presiones en círculos de lentos a rápidos en la Zona G y de manera intermitente crea pulsaciones con las yemas hacia adelante.
  8. La sensación de ganas de orinar es común pero también comenzarás a percibir placer que se va extendiendo.
  9. Echa hacia adelante tu pelvis apretando las nalgas. Ahora, contrae los músculos pélvicos o pubococcígeos, al soltar la contracción  puja como si quisieras orinar, y vuelve a apretar tu vagina. Una y una repetidamente. Todo esto durante el masaje manual.
  10. Repite y explora, probablemente expulses orina (squirt), o bien, surja una eyaculación.

Y… ¡disfruta!

La familia Sico® tiene todo para que pases rounds perfectos de exploración, penetración y mucho juego. 

Banner_SicoCH

Share Button