A pesar de que la vivencia del placer es multidimensional, ya que no sólo alimenta nuestra parte biológica en sus innumerables beneficios fisiológicos y es vertebral en la construcción de nuestras complejas respuestas emocionales, por siglos nos han retacado la cabeza con la culposa idea de que el sexo es para procrear, y que tenerlo por mero deleite de los sentidos nos aleja de ‘la virtud’. La elección de pareja no se sostiene únicamente en la posibilidad de ser provistos de orgasmos para entonces criar juntos, sino también en una inmensa transacción de valores, afinidades, estatus económico, nivel cultural, intelectual, poder social, belleza universal y una larga lista. Nuestra supuesta naturaleza nos incitará al apareamiento. Sin embargo, en una evolución más bien ideológica nuestras conductas hablan por sí mismas: según reportes del Instituto Kinsey, en 2012 estas son las cifras promedio globales respecto a la cantidad de relaciones sexuales que tenemos con fines de placer VS reproductivos.

Rangos de edad desde el promedio de edad de debut sexual Promedio de relaciones al mes con fines de placer/relación Total durante el periodo
De los 17 a los 19 años

3

72

De los 19 a los 25

8

576

De los 25 a los 35

6

720

De los 35 a los 45

3

360

De los 45 a los 55

2

240

De los 55 a los 65

1

120

TOTAL PROMEDIO DURANTE LA VIDA 2088

Rangos de edad desde el promedio de edad de debut sexual Promedio de relaciones con fines exclusivos de procreación
De los 17 a los 19 años

10

De los 19 a los 25

24

De los 25 a los 35

42

De los 35 a los 45

18

De los 45 a los 55

3

De los 55 a los 65

0

TOTAL PROMEDIO DURANTE LA VIDA 97 Sólo el 4.7% de nuestra vida sexual la destinaremos a buscar conscientemente procrear.

Somos seres sexuales, no sólo continuadores de la especie. Hoy es optativo concebir, lo que nos permite explorar y ampliar el panorama del contacto sexual. Tener sexo por el placer de tenerlo, porque sabemos –liberándonos de culpas– que es el más poderoso medio de expresión y comunicación de una pareja o de dos personas que sencillamente se desean.

Vivir tu sexualidad en toda su magnitud, evitando un embarazo –a la par de protegerte de ITS– sólo requiere que te pongas un condón. Simple, la familia Sico® te da las mejores opciones en términos no sólo de calidad, sino también de tecnología del placer. A mí que nadie me diga que no disfruta una buena sesión erótica usando por ejemplo un Sico Thermaxx Skin®, el condón más resistente y delgado, capaz de transmitir el calor corporal. El uso perfecto del condón evita un embarazo en un 98% al 99%, pero que quede claro que USO PERFECTO refiere términos de colocación adecuada, uso de Soft Lube®, es decir, lubricante con base de agua.  Y claro, la frecuencia estricta o sea siempre: todos y cada uno de los encuentros desde el inicio, sin importar que “si hoy sí puedo porque me bajó hace unos días”, u “hoy me salgo antes de eyacular” y otras “licencias” que las parejas se dan: la típica de penetrar unos minutos sin condón para colocárselo poco antes de eyacular, obvio no hay la misma protección porque ya hay espermatozoides en el líquido pre-eyaculatorio. Gocen del sexo por el placer de vivirlo y libérense de angustias y preocupaciones. ¡Felices orgasmos! 

Share Button