Muchos se sienten bien responsables  porque usan condón pero no es secreto de nadie que muchas, muchas infecciones y enfermedades son transmisibles vía oral. Desde cosas horrorosas que salen en el paladar, garganta y paredes bucales de tipo infeccioso y algunas cepas de VPH (Papiloma virus) que pueden degenerar en cáncer de boca, garganta. Y no se toma en cuenta. En cuanto a VIH, no es una de las vías más eficientes recordemos que la más es el sexo anal siendo no insertivo, o ‘pasivo’ o sea quien recibe la penetración vía rectal. Pero hay ciertas insistencias respecto a la posibilidad de contagio si hay laceraciones en la boca.

Hay muy poca conciencia hacia este respecto y muy poca información. En poquísimos discursos sobre promoción de un sexo responsable se menciona la necesidad de usar protección oral.

Sí, son conocidos los condones masculinos especiales para felar, los de saborcitos que hasta refrescan el aliento. Pero es rara la mujer que carga con uno en la bolsa. Y muchas las que se avientan a cobijar en su bocota el pene de un ligue o de un recién estrenado galán. Y ya no hablemos de los hombres. ¿Quién trae consigo -así como el condón en la cartera- una lámina de látex para aplicar un cunnilingus seguro? Yo no conozco a ninguno. Y sí y sí debe tomarse en cuenta.

Precisamente por esa falta de conciencia, no son artículos que encontremos en todas las esquinas pero el que de verdad quiere concientizarse, busca los medios. Por ejemplo, en las tiendas Erotika venden estas

Con sabores diferentes: plátano, vainilla, menta, uva y fresa. Infórmense sobre lugares donde pueden conseguirlas cerca de sus localidades y dejende jugarle al ‘a mí no me pasa’. Por favor. El sexo oral usándolas es igual de placentero, técnicamente idéntico y hasta pueden darle un plus gracias al sabor que le adicionan.

Y bueno, no las encuentran, simple: corten un condón de sabor por la mitad y estírenlo sobre la vulva de la chica en cuestión. La sensación es súper rica y cera preocupaciones.

También aplica en relaciones de frotamiento genital entre mujeres, quienes por cierto se sienten exentas de pescar algo porque no hay penetración y eso es totalmente falso.

Ahí se los encargo.

Share Button