(Tal vez es buena idea unos baños como éstos en casa. Al fin le atinarían los hombres y dejarían de salpicar)

¿Les ha agarrado el momento pasional en un baño de bar o restaurante? Si proximamente visitan Italia no se pierdan esa avenura. Desde 2005 es legal tener sexo en baños públicos siempre y cuando se haga con la puerta cerrada. Así es, no dejen la puerta abierta aunque el olor sea putrefacto porque entonces sí se los carga la ‘tía de las muchachas’. El antecedente legal de esta decisión se debe a que una pareja de suizos que viajaba por esos lares fue arrestada porque el dueño de un bar los sorprendió en pleno agarrón en el baño. Y después de un largo juicio, mentadas de madre y un largo etcétera el juez Luciano Storaci decidió librar de toda culpa a este par de tórtolos de escusado argumentando que no había ninguna falta a la moral porque tenían la puerta cerrada. Tons, ¿si nadie ve, quién se ofende?

Miren nada más. ¿Lo han hecho? ¿Lo harían? Una amiga de la cual no pienso revelar nombre porque ahora es una madre de familia solía tener sexo en los baños del edificio de centro de cómputo de la universidad, en el baño de mujeres. Y nosotras le custodiábamos la puerta. Si alguna chava quería entrar le decíamos ‘Está súpero sucio, alguien vomitó. Estamos esperando que vengan los de mantenimiento’. Jajaja y fueron bastantes veces. Ahí les encargo…

Share Button