Liberar a los genitales de tanto arbusto y descubrirlos para el deleite del amante se traduce en mayores placeres, no sólo en estética. Un simple recorte revela una vulva palpitante y a todo color. El pene y los testículos no sólo lucen mayores, se convierten en un vehículo de fácil acceso a la boca y a la lengua.

El roce de un par de pelvis depiladas permite sentir los fluidos, la penetración se hace más profunda y los roces de piel con piel son suaves, húmedos, mucho más incitantes. Porque nadie negará que sentir rozar el clítoris por una madeja de vello nunca retribuirá igual que el masaje que brinda un pubis resbaloso y terso. Tampoco lo excitante de una vagina descubierta versus la que requiere un equipo de exploradores para hallarse entre el ‘Amazonas’.

El mayor beneficio radica en el aumento de la sensibilidad sin contar que podemos observar con claridad el espectáculo de las penetraciones y se crea un acceso ilimitado a tocar y besar hasta el éxtasis.
Pero hay que tener cuidado, no se me vayan a rebanar. Aquí el paso a paso para lucir genitales de estrella porno (no por nada ellos lo han puesto en boga).

Pubis femenino
Una vulva sin tanto vello se traduce en un ‘Ven, estoy perfectamente expuesta’. Depilar la zona del bikini y entrepierna con láser para evitar pasar cada mes por depilaciones dolorosas con cera –que van lastimando la dermis- o muy superficiales con cremas. Con máximo10 sesiones te habrás deshecho del vello de por vida. Ya que deberás acudir a la cita rasurada como quisieras el trabajo final, puedes diseñar la forma que desees, desde una delgada línea o un clásico triángulo. “No hay riesgos en esta zona con el láser siempre y cuando acudas a una clínica especializada. De lo contrario puedes terminar con quemaduras de tercer grado.

Vulva camaleónica
Una vez que tengas el grosor deseado puedes jugar con las formas de la ‘piocha’ que hayas dejado. Mantenla siempre recortada como una ligera alfombra. El método más sencillo consiste en recortar con unas tijeras pequeñas y con buen filo. Una vez casi a nivel de piel –y si tu pulso lo permite- diseña figuras como corazones, flechas, una línea de vello y otra a rapa. Sorpréndelo cada semana. Usa un rastrillo con muy buenas navajas, de preferencia triples. El error más común es pensar que mientras menor filo hay menor riesgo de cortarse, es al contrario. Igualmente puedes rasurar las comisuras de los labios mayores para dejar tu clítoris y vestíbulo vaginal libres. Nunca los sentirás más. Si por ejemplo quieren quedar un con triangulito pero que este tenga vello de menor grosor del actual, coméntenlo con la experta de la clínica de depilación y pueden someter todo el pubis a unas tres sesiones y de ese modo volverá a salir pero más delgado y ya sobre éste, ‘trabajan’.

Pubis masculino y testículos
Recorta el pubis con una máquina de peluquero. Colócala en nivel 1 para dar un efecto ‘podado’. En cero te dejará a rape. Toda máquina de calidad tiene niveles de hojas o filo. Ya que el vello masculino es más grueso, lo mejor es sólo recortarlo.
Los testículos pueden igualmente podarse con la máquina pero ten mucho cuidado en estirar la piel para evitar pellizcarla (y lanzar el grito de tu vida). ‘Billy’, un stripper y modelo de body paint -quien tiene que mantener sus testículos pelones te sugiere rasurarlos- me comentó que lo mejor es  comprar un rastrillo de triple hoja y usa siempre una navaja nueva. Coloca espuma suave no mentolada. Ten mucha paciencia, sube una pierna al inodoro y pasa el rastrillo en el sentido del crecimiento del vello. Y túrnalos. La zona de mayor conflicto es la unión del pene con los testículos, levántalo. Al acabar, enjuaga en la regadera con agua tibia. El resultado es mucho más limpio y excita más a las mujeres que el recorte. Si quieres un resultado más profesional, rasura también el perineo y el ano.  Evita irritaciones. Cuando un rastrillo está sucio o la navaja muy gastada lastima la piel y corta los poros en puntitos sangrantes. Las bacterias también hacen fiesta por lo que exfolia antes para eliminar piel muerta y al terminar seca muy bien. Si sientes ardor coloca vitacilina.

El secreto de las amantes místicas
•    Desde la antigüedad las mujeres egipcias e hindúes optaban por acicalar sus genitales para los encuentros, además de prevenir ladillas y mantenerse más frescas. Algunos hombres principalmente nobles también ofrecían un pene libre de vello.
•    El maestro Vatsyayana en su Kamasutra sugiere la depilación con ceras hechas con azúcar, limón y mieles o recortes con conchas de tortuga.
•    En un relato de ‘Las mil y una noches’, el Sultán premia al inventor de una pócima-depilatorio.
•    Entre las mujeres árabes era habitual la reunión en el hamman, donde se depilaban los genitales

Venga, a darse se puluqueadita para el placer. ¿Como los/las prefieren? ¿A rapa, recortados, bien velludos? Cuenten.

Share Button