Warning: session_start(): Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/content/09/11176109/html/wp-content/themes/Divi/header.php:4) in /home/content/09/11176109/html/wp-content/themes/Divi/header.php on line 43

Warning: session_start(): Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/content/09/11176109/html/wp-content/themes/Divi/header.php:4) in /home/content/09/11176109/html/wp-content/themes/Divi/header.php on line 43
Priligy, la nueva pastilla para la Eyaculación Precoz - El blog de Elsy Reyes

Para muchos es momento de celebrar, para todas aquellas parejas cuyos encuentros sexuales se ven diezmados por la poca duración de él, porque por más que quiere no puede controlar su impulso eyaculatorio y apenas se está ‘cocinando’ la función, cuando ya están los créditos en pantalla.

Pues ha llegado Priligy, la pastilla contra la Eyaculación Precoz. Por ahora únicamente se está comercializando en Europa pero parece que las negociaciones con nuestras autoridades de salud han comenzado y se espera que a finales de año la tengamos en México y Latinoamérica.

Ahora la cosa, ya les he contado que la principal causa de EP se relaciona con los hábitos, con la forma en que se percibe la respuesta sexual, y mucho se relaciona con ansiedad, estrés, etc. pero también hay casos de hiper sensibilidad en el glande o el cuerpo del pene, también pueden ser cuestiones neurológicas. Dado esto, si bien es cierto que Priligy (dapoxetina), no erradica el problema de la eyaculación precoz, sino que tan sólo permite mantener el control mientras dure el efecto de la pastilla, que está en torno a las 24 horas, las terapias siguen siendo quizás una mejor opción a largo plazo. Y claro, con ellas viene la reeducación del impulso eyaculatorio.

Aún así, con Priligy, los afectados con problemas de eyaculación precoz, y sus parejas, tienen a su disposición una nueva alternativa farmacológica para este trastorno sexual que puede llegar a tener unas importantes consecuencias, no sólo en la actividad sexual sino también en la relación diaria. Se le llama la pastilla de los cuatro minutos, debido a que asegura multiplicar por cuatro el tiempo que tarda un hombre en eyacular tras la penetración, se puede adquirir en la farmacia con receta médica. O sea, un hombre con un caso severo de EP tarda en eyacular aproximadamente uno a dos minutos comenzados los estímulos; ahora podrá gozar de cuatro hasta ocho minutos. Su precio, el cuál no está cubierto por la sanidad pública, es algo excesivo, 35,50 euros, tres comprimidos de la dosis de 30 miligramos. Habrá otras presentaciones que aparecerán en el mercado, son las de 30 mg y 60 mg, existiendo presentaciones de 3 y 6 comprimidos, recomendándose siempre el inicio con la dosis de 30 mg y no tomar más de un comprimido al día y siempre, siempre, siempre será necesaria una receta para adquirirla en la farmacia. Para conseguir el efecto deseado hay que tomar un comprimido de una a tres horas antes de tener una relación sexual.

Un trabajo publicado en Journal of Sexual Medicine demostró que aquellas personas que sufren de eyaculación precoz también padecen más estrés e insatisfacción personal y mantienen una relación más tensa con su pareja.

Hace lo que ya algunos otros medicamentos psiquiátricos, inhibe selectivamente la recaptación de serotonina, fármacos como éstos que se encuentran habitualmente en presentaciones de 14, 28 o 56 comprimidos… Sin embargo, Priligy contiene pocas pastillas y con un alto precio, lo que siempre hace que me haga la misma pregunta ¿Se utiliza un alto precio para establecer una barrera de entrada para que no se pueda abusar? ¿O es simplemente una medida comercial para intenta obtener la máxima rentabilidad posible al producto por parte del empresa farmacéutica?

¿Cómo ven ustedes? ¿Lo tomarían de padecer EP? ¿Se les ocurriría como ya sucede con Viagra tomarlo aún teniendo una vida sexual plena con el fin de ponerse más ‘machines’ (irresponsablemente, claro)?

Share Button