De acuerdo con el estudio How often do condoms break or slip off in use? de los doctores J. Richters y B. Donovan del Department of Public Health, University of Sydney, NSW, Australia, en un año, una persona puede sufrir hasta 7.3% de probabilidades de que un condón se le rompa y un 4.4% de que este se deslice.

Pero, lo interesante es que ambos porcentajes están sujetos a dos puntos importantes. El primero es básico: la marca del condón. Así, es hay infinidad de preservativos en el mercado que prometen seguridad y esto es falso. Sus estándares de calidad dejan mucho qué desear sobre todo en aquellos de marca similar o de los típicos que te dejan en el buró en un motel. Lo hacen como una cortesía pero les juro que lo último que le importa al dueño del motelito es que sus clientes no salgan de ahí con embarazos no deseados con alguna ITS.

 

Que se rompa el condón conlleva una serie de angustias. Si estás con tu pareja -con quien juras (aunque no siempre deberías) que está sanísima- lo primero que comienza a rondar cabezas es ‘¿Y si nos embarazamos?’. Y se da un recuento casi hilarante de días, planes por hacer, deudas económicas, cómo se lo comunicarías a tus padres, y bueno, una película digna de Woody Allen.

Luego, si estás con una pareja, digamos, de ‘poca confianza’ ya te ves infectado de algo, pensando en médicos y laboratorios. En fin, es un vía cruxis. Y todo por qué, porque no elegiste un condón con una calidad y una marca que te proteja y te respalde. Créanme, así como hay calidad en todo material de construcción o en las telas, en las fórmulas farmacológicas, también las hay en el látex. Y, bueno, en el poliuretano.

Evítense este tipo de situaciones, elijan condones de calidad mundial. Los de la familia Sico®, realmente les ofrecen tranquilidad absoluta, total. Los favoritos de los mexicanos, quizás por su nombre o porque fueron los primeros en llegar a nuestro mercado son los Safety® y precisamente en sus apenas 0.065 mm de grosor hay una perfecta calidad y una promesa de que no se romperá. Búsquenlos.

Por otro lado hay situaciones de uso que al calor del momento pueden suceder y que pueden disminuirse cuando utilizan un condón con mega calidad como los de la línea de Sico®. Pero, definitivamente hay que evitarlos.

>Por lo regular se debe a una incorrecta colocación del condón donde el receptáculo no se deja libre y al crearse una burbuja, se revienta con el movimiento de penetración. O bien, si se tira con demasiada fuerza de él y/o al desenrollarlo se rasga con las uñas.

>Cuando por falta de lubricación en la mujer se genera un roce que lo troza. Si notan que ella por nervios, deshidratación, uso de medicamentos, diabetes, etc. no logra lubricar lo suficiente, usen unas cuantas gotas de SoftLube®.

>Por estar caduco o haberse puesto en contacto con sustancias lubricantes aceitosas que lo degradan. Esto incluye vaselinas, aceite de bebé, de cocina, o cualquier ungüento que te encuentres por ahí.

>Por haber sido perforado al momento de abrir el empaque sin cuidado o con los dientes.
Por otro lado, el condón puede deslizarse y quedar dentro de la vagina o dejar salir los fluidos dentro de ésta cuando se pierde la erección de manera súbita, cuando no se ha colocado hasta la base del tronco del pene en la pelvis y comienza a recorrerse con el movimiento penetrativo. O bien, cuando al retirar el pene, este ha perdido firmeza como respuesta común después del clímax dejando libre el preservativo.
En verdad no se confíen de cualquier marca y ¡que viva el sexo seguro! Más vale.

Banner_SicoCH

Share Button