En todos esos dibujitos de la secundaria o primaria -aquellos que si te cachaba el profe, mandaba llamar a tu madre- donde solíamos expresarnos gráficamente con ‘vulgaridades’ como un falo con todo y su par, cometíamos el error de representar a los testículos como un par perfectamente simétrico: dos simples bolas o, ya los compañeritos con ínfulas de hiperrealistas, como un par de huevos exactamente idénticos. Y no, todo el que tenga unos o los haya visto, sabe que uno cuelga más que el otro.

Hay múltiples estudios que han encontrado la razón de esto. Uno del profesor inglés Chris Mcmanus, una eminencia en el estudio de asimetría corporal y que le valió el premio Ig Nobel 2002. Sí IG NOBEL, preseas que parodian al conocido premio que se otorga en Suecia con todo bombo y platillo, gala y demás elegancias. Éstos pretenden dar a conocer inventos peculiares pero que poseen verdadero trabajo científico.

El hecho es que este hombre demostró que los escultores griegos se equivocaban a la hora de reproducir los genitales masculinos, especialmente los testículos. Demostró que al 65 % de los hombres les cuelga más el testículo izquierdo que el derecho. Además, dicho testículo suele ser un 10 % más pequeño que su compañero de la derecha.

Sin embargo, los griegos solían darle más tamaño al izquierdo que al derecho. Para ellos, los testículos actuaban como los pesos de una balanza, regulando, cerrando y abriendo los conductos por los que el semen es expulsado. Al colgar más el izquierdo, le otorgaron un tamaño mayor, y se equivocaron.

Y a todo esto, ¿por qué son asimétricos? Por un lado hay científicos que acuden a la evolución. Piensan que nuestros antepasados cuando comenzaron a caminar erguidos, sus testículos abandonaron la perfecta simetría (o sea los machos primitivos sí los tenían igualitos) para facilitar el movimiento de andar sin el paquete entre las piernas. Otros estudios han descubierto que el testículo izquierdo y el derecho tienen diferentes maneras de regular su temperatura. El izquierdo está más caliente que el derecho (ya sé que seguro ya se los están tocando para corroborar). Cuelgan a diferentes niveles porque reciben suministro de diferentes vasos sanguíneos, los cuales difieren en longitud. Teniendo en cuenta lo importante que es la temperatura en la producción de esperma, esta forma semi independiente de regulación térmica mantiene al esperma a salvo. Si los dos testículos colgaran al mismo nivel, uno contra otro, la temperatura se elevaría y la calidad del esperma se mermaría.

Y otros estudios han revelado que el testículo izquierdo cuelga más en los hombres diestros, mientras que en los zurdos sucede todo lo contrario. De la misma manera que la asimetría del cerebro rige con qué mano tomamos las cosas, también sucede lo mismo con el tamaño y la posición de los testículos.

¿Cómo ven? ¿Aplica en ustedes?

Share Button