¿Alguna vez queridos caballeros han tenido síntomas como de gripe tras eyacular? A inicios de 2011 se publicaron en el Journal of Sex Medicine estudios sobre un extraño síndrome que parece aquejar a varios hombres.

Éstos, una vez que llegan al orgasmo eyaculatorio, experimentan síntomas parecidos a los gripales, tales como estados febriles, secreción nasal, fatiga extrema y ardor en los ojos. Y, al comenzarse a estudiar, se detectó que no son casos tan aislados, simplemente no se reportaban. El Dr. Marcel Waldinger, profesor de psicofarmacología sexual en la Universidad de Utrecht en los Países Bajos lo ha denominado POIS o post orgasmic illness syndrome, algo así como ‘síndrome de malestar post orgásmico’ (quizás tenga otra denominación oficial en el castellano). Desde 2002 algo se había comenzado a discutir pero parece estar tomando más formita.

Hizo varias pruebas que parece que solucionarían esta condición. Los resultados sugieren que dichos hombres son alérgicos a su propio semen. Y por ende los han sometido a tratamientos usualmente empleados para contrarrestar alergias y han dado resultado. Anteriormente se les atañían a causas psicológicas, ya saben, como la culpa que algunos hombres reportan tras eyacular aunque estén en un sano momento de autoerotismo y por ende psico somatizan dichas emociones.

Waldinger, afirma que probablemente el síndrome no sea nada raro, es probable que muchos hombres que lo sufren crean que es condición común y lo relacionen con el cansancio ante el esfuerzo de la actividad sexual y por lo tanto no lo comenten con los médicos.

Para estos estudios, Waldinger y sus colegas analizaron a 45 hombres holandeses que fueron diagnosticados con la enfermedad.

Treinta y tres de ellos accedieron a someterse a una prueba estándar de punción cutánea de alergia con una forma diluida de su propio semen. De ellos, 88 por ciento, tuvo una reacción cutánea positiva indicando una respuesta auto-inmune, o una reacción alérgica.

En un segundo estudio, el equipo de Waldinger decidió probar el tratamiento de dos de los voluntarios con la terapia de hiposensibilización – una técnica bien conocida para tratar alergias, también llamada inmunoterapia con alergenos, que en repetidas ocasiones expone al cuerpo a pequeñas cantidades cada vez mayores pero poco a poco del alérgeno durante varios años.

En la terapia POIS, los hombres recibieron inyecciones en la piel que contienen su propio semen, en un primer momento en una forma muy diluida, y luego poco a poco en forma menos diluida. Los resultados del estudio mostraron que después de uno y tres años respectivamente, los hombres mostraron una reducción significativa en sus síntomas POIS.

¿Cómo ven? ¿Les ha pasado? ¿Han sentido un fuerte malestar después de eyacular? Éstos pueden durar desde minutos hasta semanas según Waldinger. ¿Qué les parece?

Share Button