Una de las situaciones más complejas tras tomar una dosis  anticonceptiva de emergencia es sangrar unos días después de la toma sin tener idea si esa sangre significa que se está menstruando y que por lo tanto se puede respirar tranquila porque el anticonceptivo funcionó… y si no, ¿qué demonios significa ese sangrado?

Algunas mujeres se han dejado alimentar por ciertos mitos, por ejemplo creen que si se da ese sangrado inadvertido antes de su fecha esperada de menstruación, significa que estuvieron embarazadas y la píldora les provocó un aborto y que esa sangre escasa y marrón es el embrión ‘despedazado’. Neto, he escuchado esas historias.

Otras comentan que si sangraste es probable que estés embarazada y que justamente ese manchado cafesoso e irregular es un síntoma de embarazo. 

Todo lo anterior falso.  La cosa va así, y no quiero sonar repetitiva porque ya lo comentamos en múltiples posts y podcasts pero las dudas prevalecen. La píldora de emergencia provoca una supresión de la ovulación y espesor en el moco cervical, es decir impide que haya un óvulo fecundable ‘a la mano’. Eso NO significa que  impida la implantación de un óvulo fecundo. Si se diera la concepción antes de la toma, la píldora no provoca ningún efecto, por ende no puede generar un aborto. Así que desháganse de esa idea de que el sangrado es el desecho de lo que pudo ser un bebé. Ya me imagino la cantidad de mujeres con sentimientos de culpa cuando lo que experimentaron fue sencillamente un sangrado por deprivación. ¿Qué es eso?

Explico, deprivar significa privar o dejar de administrar algo necesario o valioso para un proceso o persona. La deprivación es la pérdida de un elemento esperado. Es así que, al recibir una alta dosis de hormona en una o dos tomas y al haberla suspendido (como indica el esquema de emeregencia), surge una deprivación de hormona, el cuerpo supone que recibirá más, pero no sucede, por lo tanto surge un sangrado que no significa ni un aborto ni un embarazo.

Por ejemplo, si tomas píldoras anticonceptivas de esquema normal, o sea de 21 o 28 pastillas y de pronto olvidas tomar más de dos o las suspendes súbitamente, sucederá lo mismo, habrá un sangrado, pero no es tu menstruación. Y claro, en ambos casos puede que tu regla se presente cuando lo esperabas o se adelante o se atrase por efecto del desbalance que creaste al enviar esa sobre dosis de hormona. Y repito, no es como una menstruación normal, que dura de tres a cinco días y que abunda (uno o dos días), y es rojo hasta que se va haciendo más escaso y oscuro y terminan los días menstruales. En este caso, sólo son machones cafés y nunca abundan. Ese es un sangrado por deprivación y no debe causar preocupación.

Claro, si te tomas las píldoras de emergencia como chochos y a cada rato te provocas dichos sangrados,  te cambias el ciclo y mueves constantemente tu regla -porque ya no sabes cuándo estás menstruando y cuando deprivando- amplías enormemente tus posibilidades de embarazarte sin desearlo porque la eficiencia del esquema disminuye por obviedad.  Si cada rato tienen una ’emergencia’, es momento de utilizar un método mensual. Que además no tiene esos efectos secundario y -por el contrario- te regula, y te mantiene protegida los 365 días del año, siempre y cuando seas disciplinada en la toma de todos y cada uno de los comprimidos. 

Y ojo, no siempre se presenta el sangrado por deprivación, hay quien toma las píldoras y simplemente menstrúa cuando esperaba y punto final. Tampoco quiere decir nada, cada cuerpo reacciona distinto. Porque ahora no se vayan a poner a armar historias como que si no tuviste sangrado por deprivación quiere decir que la pastilla no funcionó.

¿Quedó claro? ¿Dudas? Ya dejen de imaginar que están ‘abortando’ (con el fortísimo contexto del hecho) o que ya están embarazadas y las cunde el pánico.

 

 

Share Button