Lo sé, nos ha pasado a todas. Darnos cuenta que justo estaremos en medio de nuestro periodo en ese viaje a la playa que ansiamos como locas. Y claro, ya nos vimos teniendo que interrumpir esas deliciosas horas de arena y sol para ir a cambiarnos el tampón; o bien, hinchadas con ese bikini divino que nos ha costado una fortuna.

Pues bien, ¿parar la regla es posible? Sí y no. Explico. Se necesita de planeación ahora sí que estratégica. Al menos un mes antes.

Una vez que ha comenzado a bajarte o estás a unos días de ello será imposible. Y absténganse de tomar remedios llenos de mitos porque no funcionará; por algo muy simple: cómo funciona tu cuerpo.

La regla, es el resultado de un ciclo ovulatorio en tu cuerpo; un ciclo que dura entre 24 y 30 días dependiendo de cada mujer. En una media de 28 días. El día 1 es cuando te baja o comienza el sangrado. Dura entre 3 y 7 días (igualmente dependiendo de cada mujer).

Desde el día 1 hasta el día 12 a 14 de tu ciclo estás en una fase que se llama folicular. Esto porque en tus ovarios, dentro, hay folículos. Estas estructuras se activan periódicamente o sea cada ciclo compuesto por esos 28 días promedio; e inician su proceso de crecimiento y desarrollo para culminar, generalmente, en la ovulación; en ‘crear’ un óvulo viable. ¿Se comprende? O sea cada una producimos un óvulo cada ciclo, el cual dará lugar a la menstruación si no es fecundado. Acá se ve:

¿Hasta acá vamos bien? Bueno, en los días 12 a 14 promedio, el folículo descarga el óvulo, contados a partir del primer día de la menstruación o sea tu día 1. El ovocito u óvulo viable, ya listo, se libera y es introducido en el interior de la trompa de falopio y transportado hacia el útero. Cerca del día 14 del ciclo. Esos días somos -obviamente fértiles- y si tienes relaciones sexuales sin protegerte es probable salir embarazada. Pero sigamos.

De los días 15-16 hasta el final de tu ciclo, o sea el día antes de que nuevamente te baje, vas a entrar en una fase que se llama fase lutéinica. Que se da después de la ovulación. Se le llama así porque aquel folículo del que ya hablamos -de donde surgió el óvulo- , sus células restantes (del folículo) forman una estructura que se llama cuerpo lúteo, cuya función es secretar hormonas que prepararán tu endometrio (o sea la mucosa que recubre tu útero) para la implantación del óvulo fecundo, si se diera un embarazo. Digamos, que prepara el nido para que ahí se implante el óvulo que ya se unió al espermatozoide y comience a darse el embarazo.

Pero, claro, cuando no hay embarazo, o sea no hubo fecundación, ese cuerpo lúteo dejará de producir esas hormonas; o sea se degenera y como consecuencia, las capas superficiales del endometrio del útero, ese nido que se estaba formando, se desprenden y son expulsadas al exterior por la vagina. Esa es tu menstruación.

O sea esa sangre en realidad son los restos de ese nido que no se formó porque no hubo necesidad de tenerlo listo para desarrollar un embrión y pues va pa afuera. Es desecho.

Ahora ya entendido esto podrás comprender por qué como tal no puedes parar la regla una vez que ese endometrio está formado. No hay manera de que detengas su descamación o desprendimiento y por lo tanto te evites la menstruación.

Sin embargo hay manera de saltarte los días de sangrado si lo planeas desde un ciclo antes. Y se puede lograr a través de anticonceptivos hormonales ya sean píldoras, parche, anillo vaginal, inyección; o sea cualquiera que esté hecho a base de progestinas. Explico por qué.

Cuando tomas anticonceptivos hormonales, por ejemplo la píldora, no menstrúas. O sea no tendrás como tal una menstruación. Todo el tiempo, incluso años que uses un anticonceptivo, no vas a menstruar, ¿por qué? Muy simple, porque no vas a ovular.

El trabajo de un anticonceptivo es suprimir o sea evitar la ovulación. Están hechos a partir de hormonas sintéticas muy parecidas a las que nosotras producimos naturalmente, ya sea progestinas (progesterona sintética) o estradiol; o la combinación de las dos.

Esas dos hormonas le hacen creer al cuerpo que está embarazado. O sea el principio de la pastilla anticonceptiva cuando se inventó hace más de 50 años fue muy simple. ¿Cuál es el modo de que una mujer en edad fértil no se embarace? Pues respuesta casi tonta: estando embarazada. Y así crearon una píldora que contenía hormonas que creaban ese embarazo fake: la progestina que es la progesterona sinténtica. Que como su nombre lo dice es esencial en el embarazo pro- gestar.

Bien, pues esa hormona se administra al cuerpo poco a poco en cada píldora, dividida en 21 o 24 comprimidos según la marca. Ok? Y por ello es indispensable tomarlas todas y cada una en un horario similar, para que esa hormona no deje de estar presente en el cuerpo; no se interrumpa. De ese modo, el folículo no va a producir un óvulo, no vas a ovular. Y al no ovular no se forma el cuerpo lúteo ni se descamará el endometrio porque nunca se preparó ningún nido. Lógico, ¿no?

Ahora, quienes usamos anticonceptivos sí tenemos unos días de sangrado pero , ¡ojo!, no es menstruación. Esos 2 o 3 días de sangrado (escaso y marrón) se debe a que se deja de administrar la píldora según el esquema. O sea, si es de 21 comprimidos, normalmente al finalizarlos deberás dejar pasar 7 días para comenzar una caja nueva. Y esos 7 días de descanso, obviamente no habrá hormona corriendo por tu cuerpo. Al no haberla se da una deprivación. O sea el cuerpo echa en falta la hormona y a falta de ella se da el sangrado.

Si tomas píldoras de 24 con 4 pastillas de descanso, o sea de otro color, que no contienen hormona; cuando estés tomando esos 4 comprimidos de otro color tendrás el sangrado.

Pero, y aquí viene el asunto de saltarse los días de sangrado o evitar que ‘te baje’, si al terminar una caja de 21 o 24 comprimidos activos (todos del mismo color y por lo tanto que contienen hormona), comienzas a tomar al otro día una caja nueva, o sea no descansas y/o te saltas lo placebos, no vendrá el sangrado. Porque nunca habrá falta de hormona en tu cuerpo.

Así que si no eres usuaria de un anticonceptivo hormonal, pero digamos estás en febrero y tienes planeado un viaje en abril, puedes comenzar el día 1 de tu ciclo a tomar o administrar algún anticonceptivo hormonal y así sin interrumpirlo hasta la vuelta de tus vacaciones. Pero muy importante, no dejar de tomarlo porque entonces vendrá un sangrado por deprivación.

De hecho, cuando una usuaria de anticonceptivos olvida tomar varios comprimidos, va a sangrar porque -repito- su cuerpo echará en falta la hormona que se le estaba administrando.

Y muy importante, debes comenzar a tomarlo el día 1 de tu ciclo. O sea, no funcionará si te enteras quince días antes que te irás a la playa y comienzas a tomar la píldora esperando que no te baje. ¿Ok?, a eso me refería con la planeación. Debes empezar el ciclo anterior al menos de cuando esperas que no te baje.

Saltarse ciclos no crea ningún daño. De hecho, por eso los anticonceptivos de última generación, ya son de 24 comprimidos dejando sólo 4 días de descanso porque en realidad no hay necesidad de tenerlos pero se diseña así para mayor adherencia de las usuarias. Porque a la mayoría les parece súper importante tener esos días de sangrado por tranquilidad aunque en realidad no están menstruando ni menstruarán los meses o años que usen el anticonceptivo.

Lo que sí es importante es que platiques con tu ginecólogo si eres o no candidata a usar hormonas y qué método te viene mejor de acuerdo con tu estilo de vida. A algunas les va mejor tomar píldoras, a otras usar un parche. Pero siempre con su supervisión.

Aquí, en este post te explico cómo tomar anticonceptivos paso a paso para que no haya fallas.

Share Button