Las herramientas para darnos placer a solas son increíbles aliadas para descubrir el potencial sensitivo de cada centímetro de nuestra piel. Descubre que hay mucho más que ‘la mano amiga’.

En las últimas dos décadas el mundo de los juguetes y artículos eróticos ha crecido como nunca, y es que nunca antes habíamos estado tan interesados en explorar nuevas estrategias y sensaciones; así como aceptar sin culpas que utilizar herramientas es una gran idea.

Pero por mucho tiempo la juguetería sexual se relacionaba sólo con dildos o vibradores femeninos, en algunos casos –para lo hombres heterosexuales- las muñecas inflables. Sin embargo hoy la variedad para ambos en tan grande que muchos ni se enteran.

Los masturbadores masculinos son dispositivos para penetrar, cuya textura interior emula una vagina. Pueden o no ofrecer además estimulación, es decir tener mecanismos que dan presiones o succiones. E igualmente en cuanto a formas pueden ser simples cilindros, o tener forma de vagina, trasero e incluso ser copia fiel de los genitales de alguna famosa estrella porno.

En realidad cada mapa de reflejos eróticos es distinto en cada hombre, y a algunos la sensación les parecerá bomba en tanto a otros algo mecánico. Es cuestión de probar. Pero la simple lógica nos lleva a que puede ser muy disfrutable por el hecho de que el pene se estimula en cuanto a textura y humedad. Si es un juguete de ‘hágalo usted mismo’ como los cilindros Tenga, simples, tú debes llevar la intensidad del estímulo conforme lo penetres y manipules para masajear tanto el tronco como el glande.

Los Tenga EGG, son otra maravilla de hágalo usted mismo. Son masturbadores de textura absoluta y temperatura, están hechos de materiales tipo gel, llamado elastómetro termoplástico, y vienen contenidos en un huevo, por lo que aparentemente tienen esa forma. Tienen un orificio en el que debes colocar el lubricante que viene incluido e introducir tu pene. Son súper flexibles por lo que al tirar del material cubrirá todo tu pene y manualmente podrás estimularte con dicho material; que hay Regular y Strong, dependiendo de las sensaciones que desees explorar. Checa el video:

 

Eso sí, los EGG son DE UN SOLO USO.

Hay otros reusables como los Tenga 3D que son texturizados externamente por lo que la parte exterior puede voltearse y convertirse en estimulador interior; vaya, como un calcetín que se voltea y tienen diseños de texturas y masajes distintos. Se deben lavar y de acuerdo con la higiene y el uso pueden dar hasta 50 sesiones. Y cómo se almacena, evitando que la parte de gel se empolve, también define su tiempo de vida.

Y hay otros que más autónomos como los Tenga AIR-Tech y Air-Tech VC, éstos son succionadores con distintas opciones de intensidad y tienen una tecnología air-flow que crea bolsas de aire y salida del mismo para crear el estímulo. Se reutilizan pero igualmente, hay que tener muchos cuidados en cuanto a su higiene y almacenamiento.
Y claro, otras marcas han creado opciones mucho más visuales con forma de genitales y traseros, algunos con interiores texturizados o planos pero la clave están en que todos, to-dos deben lubricarse perfectamente.

 

 

Y, como todo juguete sexual, debe lavarse y secarse perfectamente así como guardarse en el empaque y evitar su uso si notas que el material se ha empolvado y ya no se puede eliminar esa suciedad. En el caso de los masturbadores con forma de vagina o ano, el secado del interior se hace algo complejo porque hay que dejarlo ventilar unas buenas horas antes de guardarlo para evitar que crezca moho. Así que mantenerlo oculto de la mirada ajena no es tan simple.

El tiempo de vida de la mayoría es de pocos meses y claro, los de un solo uso como los EGG, te darán una experiencia distinta por entre 250 a 300 pesos por sesión porque son desechables al primer uso.
Usar un juguete al que le han crecido bacterias o moho es realmente un riesgo, así que evítalo. Prueba, explora y si quieres darle una manita a tu manita, disfrútalo.

Banner_800x532

Share Button