Warning: session_start(): Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/content/09/11176109/html/wp-content/themes/Divi/header.php:4) in /home/content/09/11176109/html/wp-content/themes/Divi/header.php on line 43

Warning: session_start(): Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/content/09/11176109/html/wp-content/themes/Divi/header.php:4) in /home/content/09/11176109/html/wp-content/themes/Divi/header.php on line 43
#MarchaXLaFamilia - El blog de Elsy Reyes

La orientación sexual ES, nadie nos la enseña ni la aprendemos: nace con nosotros y la descubrimos. Si tu hijo o hija es homosexual, lesbiana o bisexual, no importa cuantas horas marches, ni cuántos Rosarios reces, eso no va a cambiar . Lo que sí va a cambiar es su percepción: le enseñarás que no tiene el menor sentido de pertenencia, que debe ser extirpado de lo que tú le enseñaste que es “familia”; concepto que tampoco, querido marchante, comprendes.

Porque las modificaciones a la Carta Magna que se proponen no tienen el objetivo de eliminarles a ustedes “aparatos de padre y madre” sino validar y darle estructura legal a las que desde siempre se han construido y que muchas veces no se han conformado con base en la orientación sexual sino en las necesidades y urgencias de esa historia particular. Como la de cualquier abuelo o tía que se convirtió en padre y madre (al tiempo) porque los progenitores faltaron.

Pero en esas no pones atención ni juicio porque claro, no están “ensuciadas” por un contexto “sexual”, tema que te aterra porque no comprendes. Porque no has cumplido con tu obligación de informarte. Te es más cómodo absorber la verborrea del aparato de control que se adjudicó la creación del mundo y el poder del perdón; y que tú llamas religión, salvación o al menos mitigante a tu pánico de ser lanzado al infierno, concepto que -por cierto- ellos también te enseñaron.

Las modificaciones tampoco te van a obligar a cambiar tu género. Tranquilo que podrás perpetuar los roles que tan hombre o mujer te hacen sentir. Esas modificaciones pretenden que cada uno podamos vivir legalmente de acuerdo con nuestra identidad de género; la cual supongo que tampoco entiendes. De nuevo, así como la orientación, nuestra identidad de género nadie nos la enseña, la sabemos: nos sabemos hombres, mujeres, ambos o ninguno. Y eso no está delimitado ni por los genitales con los que nacimos ni por los roles de género que nos han pedido adquirir. Y por cierto tampoco se define por nuestra orientación sexual: yo puedo saberme mujer y haber nacido con genitales masculinos y no por ello TENGO que orientarme hacia hombres. Puedo orientarme erótica y emocionalmente hacia mujeres, hombres o ambos.

Qué es lo que te aterra de eso? Que tus hijos un día lleguen a casa con una operación de reasignación de género como quien fue al salón de belleza por un corte de cabello? Por favor, infórmate. No es ni será así. Ya que veo que tu preocupación profunda es protegerles. Relájate, un hijo tuyo -si fuera transgénero- seguramente (y lo lamento) jamás tendrá claro esto porque supongo que no has buscado información sobre disforia de género ni de transexualidad.

Ni creo que alguna vez en la hora de la comida hayas intentado crear un debate con tus hijos respecto a los estudios que hoy demuestran que nuestro sexo genital no siempre coincidirá con nuestra identidad de género y no por ello hay un trastorno qué perseguir.

Así que si en tu familia hay alguien cuyos genitales no coincidan con su identidad de género, tendrá que parirse a sí mismo o sí misma una y otra vez exiliado de su “familia”. No te preocupes, seguro no tendrás que verlo, sólo culparte. Pero a eso ya estás acostumbrado.

Pero en tanto -y no estamos pidiendo tu permiso- hay personas que requieren de manera urgente que sus documentos coincidan con quiénes son; y todos, como figura legal, existamos de acuerdo con esa identidad.

Pero hoy marcha, marcha!!!, demuéstrale a tu familia que pueden seguir sustentándose en el odio, la ignorancia, la desinformación y el PÁNICO. Que como ves, dado el panorama actual, la familia “tradicional” que quieres defender ha creado un modelo de excelencia. Venga, vamos por otra generación que ejerza el rechazo por el rechazo.

Share Button