De acuerdo con un estudio publicado en julio de este año en The Journal Archives of Sexual Behaviour, que fue realizado por el Instituto Kinsey y Robin Milhausen, investigadora y profesora en sexología de la Universidad de Guelph, tanto hombres como mujeres que viven angustia o ansiedad de desempeño, así como dificultades personales en sus encuentros sexuales,  suelen ser más proclives a las infidelidades casuales. Es decir, aquellas personas que no se sienten satisfechas con SU performance en la cama, buscan de manera más frecuente acostones de una noche o relaciones paralelas (de infidelidad) ‘de hola, cojamos y adiós’; o sea, que no son de fondo, no buscan ser establecidas.

Existe una falsa percepción con respecto a los infieles sexuales – quienes buscan constantemente sexo fortuito con desconocidos o casi desconocidos- que los concibe como seres  que se perciben a sí mismos como grandes amantes y/o que no son satisfechos por su pareja, (recayendo la responsabilidad de su infidelidad en la poca calidad amatoria de sus espos@s o novi@s) lo cual no les deja otra sopa más que buscar en las calles los niveles de satisfacción que en casa no están obteniendo.

Según los autores de este estudio, basados en el análisis de 506 hombres y 412 mujeres que se encuentran en relaciones monógamas pero que tienen ‘escapadas’ ocasionales, la causa mayor de esta conducta no se encuentra en el exterior ni en la correlación o cocreación de plenitud sexual con su pareja sino en la auto desaprobación de sí mismos como amantes.

Afirman que esta conducta se dará en por ejemplo, un hombre que vive dificultades para controlar su impulso eyaculatorio, que ha establecido dinámicas que a todas luces le dicen que no están siendo eficientes eróticamente para promover el orgasmo en su mujer, que siente que sus estímulos no son, digamos muy efectivos (las mujeres cada vez no comunicamos más y estamos dejando ver a la pareja cuando sus ‘clásicos’ que aprendieron desde sus calenturas adolescentes no son precisamente el hit), etc. O, en el caso de las mujeres, buscarán estos encuentros ocasionales, al saberse obstaculizadas emocionalmente para orgasmar o conectar con ellas, o sienten dolor, o con frecuencia se sienten poco sexis, poco dadoras de placer, en fin.

Entonces, los encuentros sexuales casuales son una especie de paliativo, porque es muy probable que no vuelvan a ver a ese amante de una noche o no llegarán a  establecer momentos que les promuevan una creación intimidad real, donde sus ‘incapacidades’ o desventajas amatorias salgan a relucir. No sólo tratan de encontrar la aprobación en otras personas, que muy probablemente mentirán o no escudriñarán en su rendimiento o desempeño, también una sensación pasajera de dar o recibir placer sin la angustia o la presión de los anteiores y cuantiosos episodios en que han sentido que no han satisfecho, ni a sus parejas ni a sí mismos. Inseguridad y miedo puros. Y, precisamente, quitándose esa carga psicológica, muchos de ellos admiten que no sólo se sienten más relajados y por ende con un mucho mejor performance entre sábanas justo con esos acostones inmediatos, sino que se sienten aliviados porque entonces asumen que la falla no está en ellos sino en su pareja. Y claro, buscan cada vez con mayor frecuencia esos encuentros casuales para disque sanarse. Error de nuevo, ya que si establecieran una relación más larga y profunca con ese palo de a ratito, comenzarían los mismos conflictos, porque no está arreglado de fondo.

Interesante, el peso que podemos colocar sobre nuestros hombros. Y claro, nuestro clásico afán humano, casi síntoma de conservación de culpar a otros de lo que sabemos está dentro de nuestros cables. En este ‘no eres tú, soy yo’, inconciente hay una enorme victimización que nos deja en búsquedas inútiles al menos al mediano y largo plazo. Obvio, porque casi te enfundas en un disfraz y por una noche o un ratito puedes convertirte en el o la amante del millón (o eso es lo que quieres hacerte creer), y huyes antes de que comiencen a relucir tus demonios y fallas internas.

¿Qué opinan?

Share Button