Ellos tampoco se escapan, los altibajos hormonales pueden cambiar su humor, reacciones y toma de decisiones. ¿Anda insoportable tu hombre? Tú, querido, ¿estás irritable y no encuentras cómo salir de tu estado Grinch? Es muy probable que estés en medio de un bajón hormonal.

Claro, nosotras podemos comprender; sabemos de ‘esos días’. O mejor dicho de esa ‘vida’. Porque aunque los días previos a menstruar recrudecen ciertos malestares físicos, respuestas emocionales y nos descontrolamos, somos un perenne carrusel hormonal. Durante los 28 días promedio que comprende nuestro ciclo, hay un gran juego hormonal que define y varía múltiples conductas. El neurobiólogo Larry Cahill, de la Neurobiology and Behavior School of Biological Sciences, en California, ha detectado una impresionante gama de comportamientos que se modifican. Por ejemplo, no tenemos la misma capacidad de memorización o aprendizaje durante todo el mes. Surgen cambios en el oído, la atención, la emocionalidad, el manejo del estrés, el rendimiento en tareas verbales o interpretación de símbolos. ¡Caos!

En los hombres no sucede de manera cíclica pero surge y se lo deben a la Señora Testosterona: la madre de todos sus procesos. Pero no sólo sus funciones sexuales dependen de esta maravillosa hormona –que también interviene en el deseo- también modula sus estados emocionales; en especial los frenos o liberación de estados de nerviosismo, depresión, agresividad e irritabilidad; sus niveles de energía y otros aspectos cognitivos como la memoria, la conceptualización y el orden de ideas para aterrizarlas. Por ello, un bajón de testosterona los desequilibrará al grado de caer en crisis.

Identifica
Estos son algunos de los signos más frecuentes. Ojo, no hay una situación emocional o pérdida que los detone. Surgen ‘de la nada’
1. Reacciones emocionales exageradas.
2. Agresividad o irritabilidad en estallidos y súbito cambio a la ‘normalidad’. Arrepentimiento posterior.
3. Cansancio, bajo rendimiento físico, desgano.
4. Poco deseo. De sexo, ni hablamos.
5. Cambios de humor, llanto ´fácil’, ambivalencia (está y no está, quiere pero no).
6. Confusión mental. Hartazgo y hostilidad.
Reactiva la producción

Muévete
Aunque aún no contamos con estudios concluyentes sobre ‘esos días’ masculinos, la baja de testosterona estacional se relaciona con hombres sedentarios. El ejercicio físico al menos dos veces por semana mantiene niveles de testosterona más constantes. Al ejercitarnos se activa la segregación de esta hormona, de hecho por ello las mujeres atletas de alto rendimiento se masculinizan, lucen rasgos andróginos. Por lo tanto, si andas en ‘tus días de bajón”, la primera clave estará en dirigir tu trasero hacia el gimnasio.
Correr 30 minutos, dar un par de vueltas al carril de la alberca, jugar fútbol, promoverá elevación de testosterona.

Haz trabajar a los testículos
Cuando un hombre se excita, se da un mecanismo de feedback positivo, o sea sus testículos producen más testosterona. Pareciera una tarea del ‘huevo y la gallina’ porque es probable que muestre poco deseo: su baja testosterona estacional hará que no le den ganas de producir más. No queda más que promover experiencias placenteras para ambos. Llevarlo hacia el contacto erótico –visual y táctil, en especial. Eso sí, hay que buscar el momento ideal, tampoco será fácil llevarlo al colchón en pleno estado de hostilidad.

 

 

 

Share Button