¿Quieren convertirse en diosas del fellatio? Hay que desarrollar la técnica. Así:

Cambia el chip en tu boca: Es muy probable que –como casi todxs- tus estímulos consistan en colocar su pene en tu boca subir y bajar la cabeza casi rítmicamente tanto como tus cervicales te permitan. Al paso de los minutos sientes tu mandíbula entumecer y casi ruegas porque todo termine. Supones que lo haces por él, porque no le hallas el menor encanto.

Tira por la borda este método. Acá el paso a paso.

1. Como buen hombre, es muy visual así que colócate frente a un espejo o en una postura que le permita disfrutar del espectáculo.

2. Desnúdalo y no lo dejes tocarte. Besa su pecho y abdomen hasta llegar a su pelvis. Localiza ambos huesos de su cadera y presiónalos ligeramente. Activarás la zona.

3. Besa y/o lame hasta su pubis. Con ambas manos masajea su cadera y nalgas en movimientos circulares y hacia adentro. Esto aumenta el flujo sanguíneo y promueve mayor erección y sensibilidad.

4. Pasa tu lengua suavemente desde la base de su pene y recorre el tronco. No toques aún el glande o ‘quemarás’ el mayor estímulo.

5. Usar un extra de saliva (a diferencia de cuando él te da sexo oral y odias sentir una alberca en la vulva) será más que útil y sobre todo ampliará los cambios térmicos.

6. Con dicha salivación en el cuerpo de su pene, con una mano masajea el tronco suave y lentamente.

7. Sube la lengua en espiral y succiona ligeramente los laterales del tronco como si dieras un beso ventoso. De nuevo ignora el glande. Y combínalo ayudándote con masaje manual muy sutil, nada de tirones. Son caricias.

8. No olvides, de vez en cuando, acariciar sus testículos, rozándolos principalmente sobre la línea divisoria de los mismos y hasta el perineo. Con muy poca presión.

9. Pasa la lengua sólo alrededor de la corona del glande, evita el cuerpo esponjoso del mismo. Para entonces, estará ansioso porque comiences a succionar. Dale largas y lo intensificarás.

10. Regresa y repite los pasos anteriores, y una vez que llegues a la corona de nuevo, ahora sí, haz una ligera succión sobre el glande y mueve la lengua con el mismo dentro de tu boca lentamente rodeando la circunferencia.

11. Profundiza un poco y llega hasta una pequeña porción del tronco. Sube y baja a poca velocidad mientras presionas con los dedos el cuerpo del pene pausadamente.

12. Succiona un poco como si jalaras aire. Regresa hasta el glande y con la parte interna de tus labios presiona. Posteriormente, masajéalo con tu lengua. Repite. A tu ritmo, no te canses, ni presiones. Puedes soplar sobre tu saliva para darle un toque de temperatura y descansar tu mandíbula.

13. Permite que tu boca baje hasta donde te parezca cómodo. Quédate inmóvil y mueve la lengua en círculos. Regresa hasta el glande y aumenta un poco la velocidad. Repite.

14. Una vez que notes cuál es la combinación que lo está excitando más, insiste en ella. Ya no cambies la velocidad ni el movimiento. Y escúchalo gritar de placer.

15. Si no te agrada que eyacule cerca de tu cara, u obvio en tu boca, siempre retírate y estimúlalo con las manos cuando notes que está cerca del clímax.

Ahora, yo siempre he dicho que para dar un sexo oral marca ‘no me olvides’ necesitas disfrutarlo. Quien más debe gozar el momento es quien fela, quien da los estímulos orales. Hay dos cosas vitales: la postura, o sea que estés cómodx cuando ejecutes las artes orales y la segunda, el sabor.  Tiene muuucho qué ver, así que la clave está en utilizar un condón saborizado. Si además le pones lubricante con sabor, mejor aún: se mezclará con tu saliva y dará una sensación extra acuosa que él va a amar.

Y -súper importante- el hecho de que pongas tu boca en contacto con sus fluidos (aunque no eyacule), sí requiere protección. Ya sabes que odio angustiarte con el tema de infecciones de transmisión sexual, pero -¿qué le vamos a hacer?-, las hay. Así que ponle todavía más sabor a la contienda, y de paso, vete a casa tranquilx. Usa un condón delicioso, de sabor; y ¡listo! ¿Que él no va a sentir ‘igual’? Te reto a que lo pruebes. Porque justo ésta técnica extra sensibiliza el pene, permite que él explore todas las posibilidades sensitivas de cada anilla de su pene. Así que el condón le pone el toque extra.

Así, tras una gran sesión de regalos orales tendrán un round profundo y lúdico. Disfruten. 

 

 

Share Button