Nuestros sentidos están delicadamente afinados al estímulo pero requieren de nuestra colaboración consciente para conectarnos con ellos, porque hemos olvidado sentir lo que se siente sentir. Todos nacimos con capacidad sensorial ‘pura’ pero nos hemos llenado de miedos, juicios, bloqueos y sobre todo herencias culturales que nos enseñaron que nuestro cuerpo no nos pertenecía. En especial los genitales. ¿Cómo sentir algo que no es tuyo?

La erotóloga y escritora Ana Cerón, puntualiza que “el erotismo y la erótica, son la capacidad para contactar. La erotología es una ciencia que estudia las sensaciones. Más del 90% de lo que pensamos nos es nuestro, así nos dijeron que era, pero las sensaciones son nuestras. Los principios de la erotología están basados en los cinco sentidos pero nos hemos acostumbrado a usarlos desde la parte biológica, nos falta la parte sensorial”. Erotismo no es sexo, el sexo es parte de la erótica. 

Conciencia no es igual a pensamiento
Suena filosófico pero es práctico, para poder contactar con las sensaciones tienes que dejar de pensar y de juzgarte. La mayoría de la gente tiene sexo pensando: cómo se ve, qué tan grande es su pene, si está cerca o no del orgasmo, qué está pensando el otro, cómo debe colocarse. Por eso se vuelve aburrido y se cree que se ha hecho todo, buscando respuestas externas. Incluso, eso crea la angustia de desempeño, la dificultad para orgasmar, la falta de creatividad. Porque el ruido mental no da paso a la conexión sensorial. La colaboración consciente no consiste en pensar qué estás sintiendo sino en sentir lo que sientes. Con seguridad comenzaste a leer porque quieres convertirte en el o la mega rifa en la cama. Y sí, ese es el objetivo pero no puedes crear erotismo, goce en otro si no logras distinguir tus sensaciones –como bien dice Ana Cerón- “No puede existir una erótica entre amantes si no tienes una erótica de vida, si no sabes disfrutar”. Hay que comenzar ‘para adentro’. Conectar.

Por ejemplo, toca el dorso de tu mano, con las yemas de los dedos. Lo primero que sientes es el roce en la piel del dorso de la mano, ahora siente las yemas de los dedos de la otra. Es otra sensación ¿no es así? Ahora roza con las falanges. Lo que sientes en éstas es otra también. “Es tacto y contacto, dos experiencias sensoriales independientes. Esa es conciencia sensorial. No tuviste que pensar. Eso es lo que vas a aprender a aplicar en el sexo: la erótica.

De acuerdo a publicaciones del Howard Hughes Medical Institute, tradicionalmente pensamos que tenemos sólo cinco sentidos pero hoy, los científicos reconocen que tenemos muchas otras clases de sensaciones adicionales, tales como presión, textura, temperatura, propiocepción, o sea, el sentido que informa al organismo la posición de los músculos. Es la capacidad de sentir la posición relativa de partes corporales contiguas; la sensación muscular y movimiento; pero todas estas son incluidas erróneamente en el sentido del tacto. Las áreas cerebrales involucradas son llamadas somatosensoriales. El punto es aprender a percibirlas por separado. ¿Para qué? Para descubrir lo que es una oleada de placer y provocarla. La sensualidad no está en lo genitalizado, sino en todo el cuerpo.

 

Share Button