No es sólo decir, “Hay que usarlo” sino cómo. Porque su efectividad depende enormemente de ese hecho. Y potencializarlo, es aún más importante porque puedes traer el condón -bien o mal puesto- pero si además ella no logra una lubricación adecuada (puede ser escasa por nervios, deshidratación o cambios hormonales), al paso de la penetración es muy simple que se rompa.

O sea la combinación más eficiente tanto para evitar un embarazo como una infección de transmisión sexual es el condón + el lubricante con base de agua, los pleasure gels de Sico®.

Pero vamos paso por paso. Antes de abrirlo, chequen en el empaque la fecha de caducidad, obvio si está caduco, ya no sirve. El látex ya se degradó, se secó y es muy probable que se rompa.

1. Para abrirlo. Deslizas hacia el lado contrario la línea de rasgado del empaque. Nunca con los dientes porque puedes pellizcar el látex del condón. Asimismo, antes de tirar del empaque, checa que el condón se halle por debajo de esa línea de rasgado para que no lo lastimes.

2. Checa que la firmeza de tu erección sea la adecuada, ya que si aún está algo flácido además de ser compleja la colocación, es muy probable que se ponga aún menos firme tras tener el preservativo puesto. Esto por dos razones: la primera porque el efecto ‘mente’ te va a presionar. O sea comienza la angustia porque sabes que debieras estar listo y tu pene parece no responder y le aunarás el asunto de tener esta ‘capa’ extra que impide que el estímulo se reciba en propia piel.

3. Ya asegurado de una firmeza necesaria (dureza de un plátano con cáscara o mejor aún, de un pepino; o sea su máxima), coloca el preservativo aún enrollado en la punta del glande. Trata de no manipularlo demasiado y cuidado con las uñas, sobre todo si una mujer es quien te lo coloca ya que lo puede rasgar.

4. Presiona con el pulgar y el índice el reservorio del condón. Para impedir que se haga una burbuja de aire. De no hacerlo, ese aire actuará como una burbuja de presión y al ritmo de los embates del pene (entrar y salir) se romperá el condón. Truena. Trata de hacerlo con tu mano más hábil, la derecha si eres diestro.

5. Con la otra mano, desliza el anillo de enrolle del condón suavemente y hasta topar con la base del tronco, con tu pelvis. Asegúrate de que queda bien fijo. O sea, previo a penetrar, sostén el aro en tu pelvis y penetra. Y listo!

6. De preferencia coloca un par de gotas de Soft Lube Hydra Intime® by Sico®, y un poco más en la entrada de la vagina de tu pareja. El Hydra Intime®, es muy recomendable si nunca antes has usado un lubricante ya que aunque todos los pleasure gels de la línea son hipoalergénicos, éste particularmente está enriquecido con con Aloe vera, vitamina E y pantenol. O sea no hay pretextos de irritación.

Tras eyacular, lo desenrollas de regreso hasta la mitad de tu pene y tiras suavemente para evitar regar el semen, le haces un nudo y lo tiras al bote de basura, nunca al inodoro ya que es gran fuente de contaminación del agua y obstrucción en las tuberías.
Muy importante, ¿cuándo cambiarlo o sea desechar ese y colocar uno nuevo para una siguiente penetración?

1- Si pierdes la erección y para reanimarla te lo quitaste con el fin de recibir estímulos directos.

2- Si vas a ‘moverte de orificio’. Nunca pero nunca se penetra con el mismo condón una vagina y un recto. Si tuviste penetración anal, lo quitas, pones otro y luego penetras la vagina. De no hacerlo enviarás los millones de bacterias que hay en el recto y ano (zona séptica, donde se expulsa materia fecal) a la vagina y provocarás un desbalance en la flora vaginal, una infección intensa.

3- Si recibiste sexo oral con dicho preservativo ya que los dientes (aunque no los hayas sentido) pudieron rasgar el látex y aunque no parezca puede estar roto. Al penetrar se va a reventar.

4- Y -obvio- si ya eyaculaste pero quieres continuar penetrando, hay que colocar otro condón recién desempacado.

Banner_SicoCH

Share Button