Los hombres suelen ver y hablarle a su pene como si fuera un individuo aislado a ellos y que se instaló como un parásito debajo de su ombligo. Platican con él y con cariño preguntan sobre su estado de salud y preferencias. Yo misma caché una vez a un novio charlando con el suyo, le pregunté ¿con quién demonios hablas? Y me contestó ‘con Sam’. De inmediato pensé ‘Dios, este ser tiene amigos imaginarios, ¿con qué clase de psyco estoy saliendo?’; entonces me aclaró que así se llamaba su pene. Tenía nombre y todo, hagan favor. Después, me di cuenta de que muchos hombres lo hacen, perciben a su pene como un clon de sí mismos pero con personalidad propia.
También las mujeres solemos llamar con algún mote cariñoso a nuestra vagina e incluso a las bubis. Imagínense que esto se hiciera común, diríamos ‘Ya me voy, tengo que llevar a Lola al doctor’, para decir que vamos al ginecólogo. Ale, una amiga, le llama a sus bubis ‘Pituca y petaca’, a las cuales ,llevó al cirujano a agrandar dos tallas. Pero al menos no conozco tantos casos de mujeres que ‘platiquen’, literal, con sus ‘Marianas’ o su ‘Pinky’.
He preguntado a varios amigos y me he encontrado con nombres como Armagedon, Sultán, Cholo, toda una lista. Deberían vender libros como los de ‘El nombre de tu bebé…: más de 100 nombres para niño y niña’ pero en una versión para genitales.

Sería interesantísimo crear una encuesta sobre el nombre con que los chavos apodan a su pene que por lo regular resulta poderoso y viril (el nombre, digo)- e igual, qué tanto las mujeres aplicamos esto del bautizo vaginal. A ver reinas y reyes, realicémosla, cuéntenme cómo llaman a sus grandiosos penes y vaginas y qué tanta charla s avientan con ellos. Besos y feliz semana.

Share Button