Es increíble cómo queremos ser grandes amantes mientras durante el día nos sometemos a la desconexión e incluso a la incomodidad, porque no volteamos a sentirnos. Aún así esperamos caer infatuados y listos para tener un orgasmo. Obvio, al cuerpo le cuesta trabajo recordar que sabe sentir placer. Elimina los bloqueos, ¡ya!

Por una semana te entrenarás en sensibilización sensorial. Uno a la vez, uno al día y después los integrarás a una actividad en pareja. Al final de la semana te graduarás. Abran sus sentidos y encontrarán placer multidimensional.

Lunes. Abre los ojos hacia adentro y hacia afuera
Desde que te levantes sé consciente de lo que ves. Será un gran ejercicio incluso para que detectes la enorme o poca erótica de vida en tu entorno. ¿Te gusta lo que ves al despertar? Camino a tus actividades y durante cada hora, observa. Detente a encontrar detalles que han estado ahí siempre y que no habías notado. Trata de rodear tu vista de imágenes que te encanten ya sea en tu computadora, en la televisión.

Aplícalo en pareja
Una vez que estén juntos, proponle un ejercicio de descubrimiento visual.
Desnúdense y traten de encontrar algo que nunca hayan atendido visualmente del otro. Tal vez un lunar, una cicatriz. Deben observarse como si nunca se hubieran visto antes. Para ese momento tus ojos estarán más activos.

Una vez que hayan encontrado ese rincón desconocido de su cuerpo, comiencen con el encuentro y busquen una postura donde queden de frente. Véanse a los ojos mientras se acarician o hacen el amor. Pueden parpadear pero nunca perder de vista los ojos del otro.

Martes. Escucha con el cuerpo
De nuevo, desde que despiertes por un momento cierra los ojos y escucha. ¿Cuáles son los sonidos de esa mañana? Por atención en el ruido de la licuadora, los autos al pasar, la gente. Continúa así hasta la noche. Toma un momento del día, por ejemplo cuando estés en una acera y trata de encontrar el sonido más lejano que percibas. Notarás que puedes escuchar desde tu respiración hasta una construcción dos calles adelante. Haz pausas y sintoniza tu atención.

Aplica en pareja
La música origina una actividad cerebral tipo alfa, o sea nos enfoca, traslada a instantes y activa muchas sustancias en el cerebro que nos obligan a sentir. Elijan un buen playlist para conectarse, el ritmo les dará la pauta. Déjense mecer por esa música y acérquense. Cierren los ojos y hablen, susurren, acerquen su boca al oído del otro.

Miércoles. Saborea el día
Seguro has comido sin darte cuenta a qué sabe, con el fin de rellenar tu barriga y seguir con tu rutina. Hoy elige tus sabores. Date tiempo para decidir qué le vas a regalar a tu paladar desde el desayuno hasta la cena.
Cada vez que entre un bocado, despliégalo. Trata de identificar qué hay y a qué sabe cada componente. Imagina que cataras cada que comes. Despertarás tu sentido del gusto.

Aplícalo en pareja
Pasa tu lengua y labios por distintas partes de su cuerpo. Verás que no sabe igual un codo que su mejilla, ni sus genitales. Cómanse de manera literal, bueno lámanse completitos. Y por supuesto, bésense. Cuando lleguen a la zona obvia, el sexo se dará de manera orgánica. No te imaginas las sensaciones que recobrarán.

Jueves. Percibe el aroma
El gusto y el olfato viven de la mano, por lo que el día anterior lo habrás activado bastante. Pero este día le darás un lugar especial. Hoy deberás rodearte de fragancias. Desde oler la fruta de tu almuerzo, tu ropa, perfumes, desodorante y cada lugar a donde llegues.

Aplícalo en pareja
Tomen juntos un baño usando sólo un jabón neutro. Deberán lavar hasta su cabello con él (no te preocupes mañana te pondrás acondicionador y todo menjunje necesario), no esta noche.

De pie o recostados, encuentren sus olores reales, personalísimos. Su esencia. Verás que su cuerpo sabe muy distinto a la noche anterior donde no se ducharon. Y pueden de nuevo probar su piel con la lengua.

Viernes. Tóquense en nuevas dimensiones
Cada centímetro de piel está cundido de terminales nerviosas. Al abrir los ojos en tu cama trata de percibir la textura de tus sábanas en tus rodillas, tus muslos, pelvis. Al bañarte, cómo resbala el agua, la sensación de tus pies dentro de los zapatos. La dureza de las sillas o la firmeza de tu escritorio.

Aplícalo en pareja
Será divertido y los pondrá a cien. Claro, tienen que tocarse pero con plena colaboración consciente de cada textura en su cuerpo, cabello, palmas, plantas de los pies. Hasta las cejas y pestañas. Importante, cuando lo toques enfócate en qué sienten tus yemas sobre la piel.

Masajeen, acaricien, den suaves o profundos toques. Cuando lleguen a sus genitales, redescúbranlos. Usar Sico Play® es una idea fabulosa para este ejercicio de tocar con ‘manos nuevas’.

Sábado y Domingo. Graduación sensorial
Lo ideal es que vivamos así, en conexión. En esta sabiduría de estar en el ahora con todo lo que somos. Pero siendo realistas, nos tomará tiempo. Ten paciencia pero nunca olvides lo mucho que aprendiste esta semana y lo simple que fue recordarle a tu cuerpo que está diseñado para sentir placer. Foméntalo. ¿Verdad que así es más fácil llegar al orgasmo, a mil de ellos y saberte ahí? Los dos serán amantes mucho más integrales y sabrán dar y recibir con cada sentido. Disfruta. Lo mereces.

Banner_SicoCH

 

 

Share Button